La pérdida de audición

Es normal que la habilidad de escuchar los sonidos del ambiente y entender claramente las palabras se deteriore con la edad. Esta circunstancia se conoce con el nombre de “presbiacusia”. Actualmente, las causas exactas de la presbiacusia no están claras; sin embargo, parece afectar a unas familias más que a otras, por lo que se considera hereditaria. La mayoría de los adultos mayores se ven afectados de una u otra manera por la presbiacusia.

La presbiacusia empeora con la edad dado que todas las partes del sistema auditivo envejecen. Al alcanzar una edad mayor, el tímpano pierde elasticidad y las uniones entre los huesecillos del oído medio se endurecen, afectando a la transmisión del sonido. A su vez, en el oído interno, el número de células ciliadas se reduce, resultando en una pérdida auditiva de altas frecuencias.

Por estas razones, la pérdida de audición causada por la presbiacusia es permanente y las personas que la padecen pueden oír las palabras, pero tienen dificultades para comprender el habla cuando hay ruido de fondo. Frente a esta problemática, los audífonos son el tratamiento recomendado.