Situaciones de escucha complejas

Para los usuarios de audífonos, algunas situaciones son más problemáticas que otras. Por ejemplo, escuchar en entornos ruidosos suele ser más dificultoso que escuchar en entornos silenciosos. Frecuentemente, la habilidad para concentrarse en un sonido específico se reduce cuando se tiene una pérdida auditiva. Sonidos de todos los días como el ruido del lavaplatos o de muchas personas hablando al mismo tiempo pueden fácilmente convertirse en sonidos inquietantes.

Más sobre situaciones de escucha complejas

Sonidos inquietantes que pueden ser molestos

Normalmente, asociamos el estar en casa con un ambiente relajado y un entorno silencioso.
Para personas con audición normal, muchos sonidos normales del ambiente son insignificantes, pero para las personas con pérdida auditiva, los sonidos normales como un lavaplatos, agua cayendo o el sonido de una aspiradora pueden ser molestos.

Los sonidos de la televisión y la radio

Sonidos como el de la radio o la televisión son apreciados por sí mismos, pero si se mezclan, en su conjunto pueden llegar a ser inquietantes para la persona con pérdida de audición.

Experimentando la música

Los usuarios de audífonos experimentan la calidad de la música a través de sus audífonos en diferentes formas. Algunas personas encuentran en la música oída a través de los audífonos un sonido muy natural, mientras que otras encuentran que dicho sonido difiere demasiado de lo que esperaban oír.

Los audífonos con múltiples programas, tienen un programa diseñado especialmente para amplificar la música.

Los audífonos pueden ayudar

Los audífonos pueden ayudar a las personas que tienen una pérdida auditiva leve para que puedan usar de manera más efectiva su audición residual. Sin embargo, en situaciones de escucha complejas, aún para estas personas, la habilidad para comunicarse sin esfuerzo no va a ser la misma que la de las personas con audición normal.