Síntomas

La disminución auditiva en adultos mayores es una de las causas de cambios de comportamiento, irritabilidad y falta de interés por el mundo que los rodea. Es fundamental solucionar sus problemas auditivos, pues estas personas son más propensas a padecer síntomas depresivos, mostrarse descontentos con la vida, tener una salud funcional reducida y apartarse de la vida social.

En algunos casos individuales, la persona mayor tiene dificultades para darse cuenta de que necesita usar un audífono, a pesar de las muchas consecuencias sociales que produce la pérdida de audición sin tratar.

Es importante que los mismos adultos mayores, sus familiares, compañeros y amigos se den cuenta de la importancia de buscar las señales que existen en una pérdida de audición, y pidan o se animen a recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados. Estos pueden ayudar a mejorar la audición y la socialización de forma asombrosa, evitando frustraciones o aislamiento.

Algunos síntomas de la pérdida auditiva son:

  • Pedir al interlocutor que repita lo que ha dicho.
  • Poner el volumen del televisor demasiado alto para los demás.
  • Dificultad para entender conversaciones telefónicas.
  • No recordar la última vez que oyó el correr del agua, el canto de los pájaros o el ruido de la nevera.
  • Sentir que las personas murmuran o no hablan lo suficientemente claro.
  • Esforzarse mucho para poder entender una conversación.
  • Ser acusado de no prestar atención.
  • Tener problemas para seguir conversaciones donde hablan varias personas al mismo tiempo.
  • Tener problemas para entender cuando hay ruido de fondo.
  • Tener problemas para entender cuando hablan mujeres o niños.
  • Evitar las conferencias y el teatro porque se tiene que concentrar demasiado para poder entender lo que se dice.
  • Oír con frecuencia silbidos y zumbidos en los oídos.