Un audífono puede ayudar

Ningún audífono puede restaurar completamente la audición. Sin embargo, los audífonos pueden ayudar a proporcionar un sonido más sutil y por lo tanto mejorar enormemente la comunicación.

Los audífonos devuelven a los usuarios, sonidos que no habían escuchado por muchos años. Generalmente, estos son sonidos cotidianos como el tic-tac del reloj, el agua que gotea, la televisión, el auto, las pisadas en suelos duros, las voces de niños, la música, el golpear de las puertas, las risas, etc.

Tener una pérdida auditiva no solo significa la inhabilidad de escuchar lo suficientemente fuerte, sino que algunas personas también experimentan dificultades auditivas dentro de algunas frecuencias específicas. Esto puede resultar en la pérdida de discriminación, o sea, que se puede escuchar la voz pero no entender el significado de lo que se dice.

Localización y discapacidad auditiva

La discapacidad auditiva afecta la habilidad para entender el discurso y para localizar las fuentes del sonido de nuestro alrededor.

Los programas de escucha

Todos los audífonos tienen un programa de escucha (Principal), aunque dependiendo del audífono elegido y de acuerdo a la programación que le haya establecido el audiólogo, se pueden tener hasta seis programas de escucha creados para situaciones específicas. Si las necesidades de audición cambiaran a lo largo del tiempo, la combinación de los programas de escucha puede cambiarse en consecuencia.